martes, agosto 02, 2005

Entra Fernando Alonso a un concesionario de segunda mano y dice...

- ... Buenas, quisiera un coche de esos de segunda mano.
- ¡Vaya, si es Fernando Alonso! Bueno, pues creo que lo más apropiado será ese Megane Km 0 que nos acaba de llegar y...
- No no no, ese corre demasiado. Necesito algo que vaya más lento.
- ¿Más... lento?
- Sí, me he dado cuenta de que en las carreras voy demasiado deprisa, y necesito algo más lento para poder disfrutar del viaje, de las vistas...
- Ah, bien, vale... Er... ¿Qué tal este 600?
- ¡Caray, es perfecto! ¿Cuánto alcanza?
- Buf, es bastante antiguo, con suerte lo podrá poner a 70... cuesta abajo.
- No se hable más. Me lo llevo. Dígame cuánto le debo.
- Pues... bueno, según el listado de precios lo único que tiene que hacer es penitencia. Escribir 100 veces "No lo haré más", dar ventaja a su "rival" y no acelerar tanto.
- Bueno, con este 600 no creo que pueda acelerar mucho.
- Alonso, que nos conocemos. Usted podría poner a 200 incluso un patinete.
- Ya, nunca aprendo. Bueno, prometo hacerlo bien a partir de ahora. ¿Cuánta ventaja dice que tengo que dar?
- Pues hasta que le avise. Ah, y no mire por dónde va. Que vaya a su ritmo, por donde quiera. Cuando esté lista, le dirá "Alonso, ya estoy". Entonces acelere poco a poco hasta darle alcance, y a partir de ahí los dos en paralelo.
- ¿En paralelo? ¿Está permitido?
- En este circuito sí. ¿Promete portarse bien entonces y no correr más?
- Lo prometo.
- ¿Y dejar de pinchar a su rival?
- Lo prometo.
- Bien, aquí tiene su 600. Le advierto que ahora tiene el depósito vacío.
- No importa, ahora no estoy en condiciones de competir. De aquí a un tiempo estaré bien.
- Eso espero. Es usted un gran corredor, pero a veces acelera demasiado al principio de la carrera. Tiene que ir despacio, acostumbrándose a la pista. Así le va, que se estrella antes de la primera curva.
- Tiene usted razón. Cómo me conoce...
- Pues nada, váyase a casa, reflexione sobre lo que ha hecho, y cuando crea estar preparado, aquí le espera su 600.
- Gracias, caballero. Es usted muy amable.
- De nada, para eso estamos.
- Buenas tardes.
- Buenas tardes. Y... ¿señor Alonso?

- ¿Sí?
- No llore más, por favor.

Comments:
¿Pero qué es esta gilipollez de texto?
 
Lo siento, es un post personal. Se supone que no debe ser divertido.

Espero que quien tenga que entenderlo lo haya hecho.

Sintonizad mañana para más tetadas.
 
Los anonimos, tocando los huevos. Ni caso.
 
Por el mismo precio podría haber sido divertido. El Comepomelos Alonso se lo merece. Polloputo
 
Sinceramente, no entiendo el post. Eso de que acelera demasiado en las salidas lo hace genial y gracias a eso ha ganado muchas carreras.

Pero eso de q pa comprar el coche tiene q hacer penitencia... ha estao bien jajaja
 
Er... lo de Alonso es una metáfora, ¿vale? No es necesario darle más vueltas. Caray, chicos, parece que haya que explicároslo todo...
 
Es un chiste para minorias ( con recadito incluido), un paso hacia el lado friki de la fuerza...
 
Pues yo tengo mi interpretación y lo veo como una metafora de la posición que tienen algunas personas ante la vida. He dicho.
 
Joer lo q se aprende con un chiste para minorias con mensajes ocultos q te empujan al lado oscuro... y luego dicen del Código da Vinci!
 
Publicar un comentario en la entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?