martes, julio 24, 2007

Ay mi Hulkita lo que yo la quiero (vol. 2)

Que tengo debilidad por Hulka no es ningún secreto. Es más, no descuido ningún día mi ritual de 20 latigazos diarios por haberme desprendido años ha de los tebeos de la etapa Byrne.

Por eso no dejo pasar la oportunidad ahora de comprar los tomos de Panini, con guiones del genial Dan Slott y dibujos al alimón de Bobillo y Pelletier (más artistas invitados en el tercer TPB).


Y como uno es un sentimental, no me duelen prendas en admitir públicamente que sólo por esta mirada y esta sonrisa ya vale la pena todo el tebeo. Pero ay, Hulkita...


La próxima vez haz el favor de limpiarte esas legañas, que das un poco de asquito, hija.

Mañana más.

Etiquetas:


Comments:
Yaaargh!!! Ves? si no lo dices no me doy cuenta :(
Y las legañas no se vuelven verdes con la transformacion? Porque los pantalones de Hulk siempre se vuelven lilas..

Si es que... los madrugones son cobardes y supersticiosos...
 
Anda, Tete, si eso no son legañas, son, hum... ¿restos de una bukkake -o como se diga- con Clayface?
 
Publicar un comentario en la entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?