viernes, octubre 10, 2008

¡¡Ea ea ea, Robin se cabrea!!

Sé un sidekick para esto.

Aguanta ser un segundón. Siempre es Batman y Robin. Nunca Robin y Batman.

Aguanta lo de los calzoncillos por fuera. Y las botitas. Y la capita. Que no veas la rasca que hace en Gotham en febrero. Mientras el jefe viste guay, de negro y con capucha. Y puede llevar calzoncillos largos de lana, que abrigan más. Y él tiene batarangs molones y tú un puto tirachinas.

Aguanta lo de tener que depilarte las piernas y afeitarte el bigote. Que la adolescencia es muy puta y te juega malas pasadas. Y claro, que te cambia la voz, y que se te descojonen los villanos cuando te sale un gallo al dales el alto te jode el día.

Pero lo malo es que cuando el jefe tiene problemas, cuando uno tiene la oportunidad de lucirse, de sacarle del apuro, de ser el protagonista...

...viene la pu%@ de Harley y me roba la escena. Y, lo que es peor...

...¡al jefe le gusta!

No hay derecho, coño. Si es que no hay derecho.

Ea, hasta el lunes.

Etiquetas: ,


Comments: Publicar un comentario en la entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?