martes, octubre 28, 2008

Malditos supersentidos...

Soy Daredevil.

Soy ciego, pero mis sentidos superdesarrollados compensan esa deficiencia. Además, mi sentido del radar me permite detectar figuras a mi alrededor, mucho mejor que si los viera con los ojos. No obstante, todas estas habilidades a veces me juegan malas pasadas.

Como aquella noche. Era invierno, y hacía mucho frío. Mi supersentido del tacto me lo dejaba bien clarito. Además, nevaba. Podía sentir cómo caía cada frío copo de nieve sobre mi cuerpo a través del traje.

Mi radar detectó una figura humana en un tejado cercano. Su silueta era la de una mujer muy esbelta. Delgada, pero fuerte. Elektra.

Tenía el pelo largo. Mi superolfato detectó el olor de los pigmentos de su cabello: era morena, no había duda. Mi Elektra

Mi radar también percibió que iba enseñando pellejo, y que la ropa que llevaba era roja (sí, el color rojo se refleja de forma diferente, qué pasa).

Y además, mi radar detectó que portaba armas japonesas, así que...

¡¡¡SÓLO PODÍA SER ELEKTRA!!!

Así que corrí hacía ella. Cuánto la echaba de menos. Sabía lo que le diría en cuanto la alcanzara:

¡¡¡VEN P'ACÁ, CORDERA!!!


Y la hostia que me soltó la tal Shi ésa la oyeron hasta en Burgos, oye. Que mala leche gasta la tía.

Joder, un fallo lo tiene cualquiera, ¿no?

Mañana más.

Etiquetas: ,


Comments:
podí haber sido peor, podía haber sido Spidey jiñando en una cornisa XDDDD
 
jodo, pues con bicep que se gasta la shi esa el zurriagazo tuvo que ser de espanto

eso si, para cuando le quisiera dar la torta el cegato ya se habia pesto las botas el joio
 
¡¡Moonwalk!!
 
Publicar un comentario en la entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?